CENTRO DE ATENCION PSICOANALITICA


                                                 FAMILIAS DE HOY, SÍNTOMAS DE HOY

 

La familia de hoy se encuentra expuesta a la dinámica cambiante propia de nuestra época.

En este sentido vemos como la disfunción familiar se hace evidente a través de síntomas como la escasa comunicación entre sus miembros, quienes se encuentran "secuestrados” por la vertiginosidad propia de las comunicaciones virtuales y la "falta de tiempo” atribuida a las demandas laborales. Es así como se dejan a un lado los espacios naturales de encuentro y comunicación fundamentales para el enriquecimiento y fortalecimiento de la pareja y la familia, siendo entonces el espacio terapéutico el más indicado para su recuperación.

Otros síntomas que aquejan a la familia de hoy, son aquellas dificultades por las que atraviesan algunos grupos familiares en cuyo  seno existen hijos en edad escolar y/o hijos adolescentes, cuya etapa del ciclo vital es delicada y a veces se torna muy complicada de enfrentar, pudiendo llegar a desequilibrar la estructura del sistema familiar, al punto de correr el riesgo de que una falla sistémica infiera en normal desenvolvimiento  psíquico y emocional de sus miembros más frágiles, es por ello que la orientación terapéutica es muy valiosa en esta etapa de la vida.

No menos importante y muy frecuente hoy día, es la dificultad de integración que presentan algunas familias compuestas por parejas separadas y con hijos que deciden formar un nuevo hogar, desconociendo las características propias de las "familias ensambladas”, y por lo tanto, ignorando las maneras más apropiadas para abordarlas, todo  lo cual conlleva a solicitar la orientación terapéutica adecuada para lograr la armonía familiar.

Tampoco escapa a la familia de hoy, la relevancia que supone la ausencia definitiva o lejanía de uno de sus miembros, cuyo vacío dejado es capaz de generar conflictos y desequilibrio en la dinámica familiar.

En tal sentido se hace necesaria la correspondiente contención y acompañamiento  terapéutico indispensable para lograr recuperar el equilibrio extraviado.

 

Especial atención merecen aquellos casos en los que la violencia ha hecho irrupción en la dinámica familiar.

La violencia intrafamiliar siempre ha existido, pero hoy día, producto del estrés generado por las exigencias propias de la vida moderna, que en muchas ocasiones "arrincona” al individuo demandándole mayor productividad a cambio de proporcionarle una "mejor calidad de vida”, paradójicamente va mermando su calidad de vida y causándole altos niveles de estrés, que luego se traducen en conductas violentas que este individuo vuelca hacia la pareja y la familia.

Es así como esta dinámica relacional se va "enquistando” en el sistema familiar, a tal punto que pasa a convertirse en una forma habitual de comunicación entre sus miembros, con el agravante que su continuidad está prácticamente garantizada en el tiempo, ya que los hijos que crecen bajo esta experiencia muy probablemente la imiten, haciéndola suya con sus futuras parejas y familias.

Es por ello que  ante el menor indicio de aparición de violencia, es indispensable la oportuna intervención terapéutica, ya que una vez que la violencia intrafamiliar se constituye como parte de la dinámica familiar, se hace más difícil combatirla, y sus consecuencias pueden llegar a ser gravísimas desde el punto de vista psíquico y emocional.

 

Para todos los casos de disfunción familiar antes descritos, y los que se han quedado en el "tintero”, existe una respuesta terapéutica a construirse entre la familia y el terapeuta, que en todo caso amerita como punto de partida, el reconocimiento de su existencia por el grupo familiar y posterior compromiso para el logro de su solución.

 

Otto Himiob M

Psicoanalista - Hipnoterapeuta

Fonos: Fijo: 02 212 28 89

              Cel: 7 450 49 26

E-mail: ottohimiobmorales@gmail.com

web. ottohimiobm.cl

           

 

 


 

Av. Manquehue Sur 520, oficina 411. Las Condes, Santiago (Metro Manquehue)